Lujos

El palo de golf que le convertirá en amo del 'green'
La firma ValGrine comercializa 'putters' de hasta 45.000 euros. Los elabora en Francia de forma artesanal y se han erigido en objeto de deseo con cierta dosis de extravagancia

Ana Franco
Lunes, 14 de julio de 2014

Como han demostrado algunas empresas de nuevo cuño, no se requieren centurias para convertirse en una marca de lujo deseada y competente. Un, dos, tres, por ejemplo, ValGrine. Esta compañía, fundada por el francés Grégory Moreau, diseña y fabrica los putters más extravagantes y caros de los campos de golf. Solo opera desde 2011, pero ha entrado por la puerta grande en el mercado del lujo, pues se ha introducido en un nicho de mercado poco explorado con un buen producto que mezcla innovación y artesanía, con aspiraciones a convertirse en una marca internacional.
ValGrine saltó a los medios de comunicación a raíz de su colaboración con la firma de mecheros y plumas S.T.Dupont. Juntas crearon el modelo de putter Dandy Lame (el putter es el palo más decisivo de todos los que integran una bolsa de golf, pues es el que hace rodar la bola hasta el hoyo). Antes, Moreau necesitó tres años de investigación y tres patentes para desarrollar su producto.
En ValGrine, la fabricación de cada palo involucra a más de 20 artesanos, con sede en Saint-Etienne, la capital del departamento del Loira, en Francia. Elaboran modelos de los que solo se realizan entre 9 y 18 copias. Son ediciones numeradas que cuestan a partir de 10.600 euros más impuestos. Si el cliente elige color, grabados y otros acabados personalizados tendrá que pagar más de 15.300 euros. Pero aún hay una categoría superior, la alta costura de los putters. Es la colección Haute Création, a partir de 24.600 euros. Tardarán entre cuatro y ocho meses en fabricar el palo de sus sueños.
En esta categoría se integra el nuevo modelo Cupidon de ValGrine, que luce una línea doble de 56 diamantes (emulando una flecha de Cupido), anillo y tornillos confeccionados con una aleación de cobre y oro, cubierta de carbono con siete capas de laca y empuñadura de cuero cosido con hilo de lino. Es un arma para amantes de la velocidad y la precisión que cuesta 44.278 euros.
Pero si el cliente quiere que le graben una calavera, por ejemplo, también lo harán, empleando el arte de la orfebrería, la joyería, las pieles más exóticas, los materiales más nobles y la alta tecnología que se aplica en la aeronáutica y en la Fórmula 1.
Según la empresa, los jugadores del circuito profesional han probado (y aprobado) su sistema patentado. Un portavoz nos dice que las líneas de visión de sus palos hasta mejoran la precisión y la dirección.
ValGrine, que próximamente venderá sus productos en Internet, recibe a sus clientes con cita previa en una joyería asociada que se ubica en el número 7 de la Plaza Vendôme de París, la meca mundial de la alta joyería.


 

El modelo Cupidon, de la línea Haute Création, luce 56 diamantes.




El francés Grégory Moreau es el fundador de la compañía ValGrine.


ValGrine from ValGrine on Vimeo.



.




   
Buscar en Deluxes