Gastronomía

Champán: todo lo que hay que saber para fardar (y II)
¿Recibe en casa esta Navidad? ¿Acude a una cena en hogar ajeno? Ya sea anfitrión o agasajado, cumpla con el protocolo que marca la casa G.H.Mumm para no desentonar en la mesa

Ana Franco
Lunes, 16 de diciembre de 2013

1. Toda la información
Lea la fecha de degüelle por curiosidad o para presumir de conocimientos. Se encuentra en la contra etiqueta de algunos champanes, e informa de su fecha de degüelle, que, más que con la Revolución Francesa, tiene que ver con la eliminación del poso de levaduras muertas (las lías) por parte del productor. Éstas protegen de la oxidación y se eliminan justo antes de agregar al champán el toque final, un licor, denominado de expedición, que determina su categoría (brutdemi sec…). Al consultar esta fecha tendrá una idea del frescor del vino. Cuanto más reciente, más fresco será, con sus aromas jóvenes, y esto aun cuando se trate de un millésime añejo.
2. Divida y vencerá
Para saber cuántas botellas de champán necesitará esta Navidad, sume el número de invitados y calcule una media de seis copas por botella, aunque la cantidad dependerá del formato y del volumen de las copas servidas (mientras que algunos invitados le pedirán solo un culín, otros le exigirán que sea generoso). Una botella le permitirá servir entre cinco y ocho copas. Duplique esta cifra en el caso de una mágnum (de 1,5 litros de capacidad) y aumente en esa proporción para los demás formatos de botella. Calcule tirando por lo alto para no quedarse corto y acertará.
3. Sí al frigorífico
Como a los gremlins, al champán le sienta mal la luz. Con ella sufre una alteración organoléptica que le aporta aromas a cerrado, a col e incluso a huevo podrido. Así que es mejor mantener las botellas en la bodega o en la nevera, donde puede conservarse durante varias semanas e incluso meses, siempre y cuando la temperatura se mantenga constante.
4. En posición horizontal
El champán es comodón y descansa tumbado igual que todas las botellas de vino, para que el corcho, en contacto con el líquido, conserve su elasticidad y, por lo tanto, su estanqueidad. Además, conviene manipularlo lo menos posible. No maree la botella, haga el favor.
5. Rompa tradiciones
¿Pensando en el menú navideño? ¿Y por qué limitar el champán al aperitivo o a los postres? El contraste entre esta bebida fría y un plato caliente funciona, aunque no cualquier champán sirve. Para acompañar el plato principal de una comida elija cuvées tipo millésimesblancs de noirs o cuvées de prestigio, y sírvalas con pescados en salsa (por ejemplo rodaballo o lenguado), vieiras a la crema o carnes blancas delicadas, como un carpaccio de ternera lechal.
6. Limpias sin jabón

Llega el momento de preparar la mesa navideña y de fregar las copas. ¡Cuidado! Algunos detergentes pueden impedir la formación de la espuma característica del champán. Lo mejor es lavarlas a mano con agua caliente y secarlas con un paño de algodón limpio, que, si bien puede depositar micro fibras de celulosa, éstas favorecerán la formación de las burbujas doradas. Claro que también pueden secarse solas.
7. A la mesa
Acuérdese: el champán no se decanta. Dice el Diccionario de la Real Academia Española que decantar es separar un líquido del poso que contiene, vertiéndolo suavemente en otro recipiente. A diferencia del vino tinto, el champán ya embotellado no presenta taninos ni impurezas, así que ahorrese este paso.
8. Las damas primero
Si quiere mostrarse como un profesional, muestre la botella a los invitados, para que contemplen la etiqueta y sepan lo que se disponen a degustar. A continuación, haga probar el vino a las damas en primer lugar y siguiendo una discreta jerarquía basada en la edad. Después, pase a los hombres de mayor rango y continúe aplicando el sentido común. En las cenas y comidas navideñas no suele presentarse esta opción, pero, si hay un invitado al que es necesario honrar especialmente, comience por él de forma excepcional.
9. No deje huella
Para sujetar con clase una copa de tipo flauta o vino hay que sostenerla por el tallo. No solo evitará las huellas de los dedos sobre el balón, sino que impedirá que el vino se caliente demasiado deprisa debido al calor de la mano. Si el champán se ha servido en copa ancha, sujétela por los bordes para evitar posibles derrames.
10. Para que dure
Colocar una cuchara de plata a modo de corcho para que el champán dure más días no sirve de nada. En cambio, puede ajustar un tapón de vacío. Insértelo cuanto antes para evitar que el vino pierda su efervescencia una vez que ha sido abierto.

Artículos relacionados
Champán: todo lo que hay que saber para fardar (I) 


 

En la serie 'Mad Men' no asen las copas de manera apropiada.




Así, no, según aconsejan todos los manuales al uso. ©G.H.Mumm




Así, tampoco. No brinde con quien tiene su copa vacía. ©G.H.Mumm




Así, sí, dónde va a parar. ©G.H.Mumm




Y cuidado con el descorche y los ojos y techos ajenos.








   
Buscar en Deluxes